domingo, 5 de octubre de 2014

Spoiler Capítulo 74

-Quiero quedarme así para siempre.- Dije soñolienta debido al “ejercicio” que acababa de realizar.

-Entonces, quédate.- Dijo, acariciándome la espalda lentamente.- Quédate conmigo para siempre.- Alcé la cabeza para mirarlo. Sus ojos brillaban y una sonrisa sincera emanaba de sus labios, encogiendo mi inerte corazón.- Huyamos de aquí.- Me incorporé nerviosa ante su propuesta.- Lejos de todo esto, solos tú y yo.- Acaricié su cara con mis manos temblorosas.

-Ya lo intentamos, Tom, y no pudimos huir por mucho tiempo.- La luz de sus ojos se apagó, mi comentario había hecho que sus ilusiones se esfumaran como el humo de sus cigarrillos.- No pienso ponernos más en peligro.- Levantó la cabeza y me besó. Un beso tan cargado de emociones que me dejó sin respiración, que congeló mi cuerpo en ese instante y que me transportó a otro lugar muy lejos de aquella casa que se había convertido en nuestra cárcel.

-Te quiero, Lilith.- Dijo cuando sus labios se separaron de los míos.- Pase lo que pase, nunca lo olvides.- Y en ese momento, deseé agarrar su mano y salir huyendo de aquí, empezar una nueva vida con nuestro futuro hijo pero no podía hacer eso para sólo conseguir ponernos en peligro de nuevo.


-¡Señor!- Un grito al otro lado de la puerta nos alarmó, rompiendo esa atmósfera tan especial que habíamos creado Tom y yo.- La señorita Bichmann está de parto.- Sentí como si me hubiesen echado un balde de agua fría. Todo despareció y la hermosa confesión de Tom desapareció junto con el viento que entraba por la ventana.-¡Señor!- Volvió a llamar, la más que conocida, voz de Georg. 


............. Continuará..................